viernes, 16 de febrero de 2018

Bloqueo de celulares con pocos resultados: cada hora roban 250 equipos


Las violaciones y asesinatos generan indignación, pero en forma silenciosa el robo de celulares se ha convertido en la acción delictiva más frecuente. Al día se roban 6 mil equipos en todo el Perú; lo que equivale a que cada hora se hurtan 250 equipos. Solo en diciembre del 2017 hubo 198 mil 264 robados.
En mayo del 2017, el presidente Pedro Pablo Kuczynski junto al entonces ministro del Interior Carlos Basombrío, y el director de la Policía, general Vicente Romero, actual titular del Interior, lanzaron la campaña “Celular robado, celular bloqueado” y se anunció la inhabilitación de 50 mil equipos reportados como hurtados.
Desde entonces a la fecha, el avance en la lucha contra esta modalidad de delito ha sido lento. El director de la Oficina de Planeamiento Estratégico Sectorial del Ministerio del Interior, José Villaorduña, a cargo de la campaña contra los robos de celulares, sostuvo que la lucha comprende varias etapas.
La primera tiene que ver con el uso de las bases de datos, tener la data de la red local y determinar los equipos que han sido robados y siguen funcionando. Con esto se inició esta campaña, pero “sabíamos que al identificar los celulares robados e ingresarlos a una lista negra, las mafias de delincuentes iban a cambiar de estrategia, por lo que también tuvimos que hacer cambios”.
Explicó que los delincuentes al robar un celular lo llevan a los mercados informales para alterar el IMEI, que es un código de 15 dígitos que identifica al equipo a nivel mundial. De esta forma, activan los que han sido bloqueados por los operadores.

Afirmó que en los mercados informales no se desbloquea el celular, lo que hacen es cambiarle el número de IMEI.
Frente a ello dijo que están por firmar un convenio con la empresa internacional GSMA que permitirá el acceso a su base de datos para detectar los IMEI que han sido adulterados.
Otra modalidad que están empleando las mafias es llevar los celulares robados a otros países y, a su vez, traer los hurtados en esas naciones, lo que viene a ser un intercambio. Así pretenden burlar los controles.
Dijo que para detectar los celulares que ingresan al Perú y se pueda identificar en otros países aquellos robados en nuestro territorio, se están ultimando convenios con países. Ya hay con Bolivia y Ecuador.
Villaorduña manifestó que la primera etapa de bloquear celulares no fue tan fácil debido a que los operadores tenían diferentes criterios y eso hacía que mucha información se pierda en el camino. “En los últimos meses hemos trabajado con Osiptel para que el flujo de información sea mucho más confiable y estandarizada”.
Ligera disminución
Informó que según un reporte de Osiptel, en los últimos cuatro meses del 2017 se ha registrado una caída ligera, pero constante en el robo de celulares”.
En mayo del año pasado se inició la campaña y entre junio y agosto se bloqueó un millón y medio de celulares, lo que constituye el bloqueo más grande de la historia en un corto tiempo. En setiembre, octubre, noviembre y diciembre del 2017 cayó el robo de celulares en comparación con los mismos meses de 2016 (ver infografía). “Cada mes ingresan más celulares al mercado, pero aún así se ha logrado disminuir el número de robados”, detalló.
El funcionario aclaró que hubo una ligera disminución en este tipo de delitos, pero eso no se siente en la población debido a que en promedio se roban 6 mil celulares diarios. Aseguró que en la segunda etapa habrá una nueva depuración del mercado de celulares con la ayuda de la empresa internacional. “Entre febrero y marzo haremos un segundo bloqueo masivo, lo que creemos hará que baje el número de robos”.
Nuevo Operativos
Explicó que la segunda parte es realizar operativos en los mercados en los que se venden celulares robados, como La Cachina, Las Malvinas y Tacora. Añadió que la policía sola no puede resolver este problema.
Hay temas de licencia que otorgan los municipios. Hay contrabando de celulares que salen a otros países, lo que es una labor de la Sunat. Además, hay delitos asociados que tienen que ser vistos por la Fiscalía y el Poder Judicial, dijo.
“Habrá un nuevo protocolo. Si un local vende celulares robados, el municipio le cancelará la licencia. Cuando actúan solo la Policía y la Sunat, al día siguiente este vuelve a operar y eso ya no pasará”, indicó. Recuerde que existen robos porque hay gente que compra.
La clave
El abogado Mario Amoretti sostuvo que la Policía desconoce las leyes y los fiscales y jueces tampoco la aplican correctamente, pues el robo de celulares está tipificado como hurto agravado y la pena va entre 3 y 6 años. “El pillo que comete el delito dos, tres veces o más no debe salir libre”.


Saposoa en la Noticia
Fuente: http://larepublica.pe
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...